El Dodo: triste historia de una exterminación


Tienen un semblante melancólico, como si fueran sensibles a la injusticia de la naturaleza al modelar un cuerpo tan macizo destinado a ser dirigido por alas complementarias ciertamente incapaces de levantarlo del suelo.

Sir Thomas Herbert

Historias tristes de animales fascinantes, que han dejado de existir por la transgresión de los derechos de vida y libertad del hombre hacia los seres vivos, hay muchas. Una de las más impactantes y lamentables es la del pájaro Dodo, creatura curiosa y única, que el hombre exterminó en menos de un siglo.

Originario de la isla de Mauricio en el Océano Índico, se tienen noticias de esta ave desde 1574, cuando los conquistadores portugueses llegaron a la isla. Su peculiar aspecto todos lo conocemos, se trataba de un ave muy emparentada con las palomas, de aproximadamente un metro de altura, cuerpo gordo, pico largo con forma de garfio, patas gruesas, alas pequeñas, plumaje gris y, curiosamente, incapaz de volar. Es un producto evolutivo típico de las islas, ante la inexistencia de depredadores, el pájaro Dodo perdió la necesidad de volar y a cambio desarrolló patas robustas y fuertes, desde entonces su alimentación se basó en frutos que caían de los árboles y anidó en la tierra.

Su aspecto gracioso y su caminar lerdo le valieron el nombre de Dodo, que no tiene una etimología precisa; se especula que los portugueses, que fueron los primeros en llegar a la isla de Mauricio, lo llamaron doudo que significa para ellos ‘estúpido’ (su primer nombre científico fue Didus Ineptus), otros dicen que proviene del neerlandés dodoor (‘holgazán’) o dodaers (‘culo gordo’). Una de las explicaciones más curiosas de su nombre es que éste se origina en la onomatopeya de su llamado, que sonaba doo-doo. Actualmente su nombre científico es Raphus cucullatus, igual es llamado Dronte de un modo más técnico.

Los neerlandeses también lo llamaron walghvogel o ‘pavo nauseabundo’, haciendo alusión a su sabor, sin embargo, eso no lo salvó de ser presa fácil de los marineros de los barcos de comercio, quienes utilizaban su carne como alimento al mismo tiempo que destruían los bosques de su hábitat. El pobre pájaro, además, era manso, ingenuo e inocente, y, según cuentan, bastaba atrapar a uno para que los demás se acercaran al escuchar sus graznidos. Pronto los marineros dejaron de cazar al Dodo sólo para alimentarse; en el ocio y el aburrimiento, se entretenían también matándolos a palos por simple diversión.

Junto con la destrucción de su hábitat, el Dodo sufrió con la introducción de mamíferos traidos por los exploradores como cerdos, perros, gatos, ratas y monos, que acabaron con gran parte de los huevos y polluelos del pájaro Dodo, su descendencia.

Las crónicas y los dibujos de la época son lo único que queda del pájaro Dodo. Algunos dicen que el vice-almirante neerlandés Wybrand van Warwijck fue quien cazó el último ejemplar de esta especie e incluso que recibió un premio por eso, sin embargo es tan sólo un mito; el último ejemplar vivo fue visto oficialmente por última vez en 1662, aunque existe un avistamiento por parte de un esclavo en 1674 y se calcula que el Dodo se extinguió por completo alrededor de 1690.

El Dodo es una de las pérdidas más lamentables en la historia de la humanidad. A pesar de su extinción, la figura del mítico Dodo sigue presente hasta nuestros días: el escudo de Mauricio posee un Dodo rampante. Más allá de eso, no dejan de existir en nuestras fantasías, como en Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll, donde un absurdo Dodo organiza una carrera en la que decide que todos ganaron; en las las novelas de ciencia ficción de Jasper Forde, donde son una mascota habitual; en historietas, como la neerlandesa (paradójicamente) Douwe Dabbert de Thom Roep; en la película La era del Hielo; la serie de televisión Primeval, producida por ITV1; o las caricaturas de la Warner Bros.

Hoy en día (y hasta que la ciencia consiga clonar un pájaro Dodo), lo más parecido que tenemos a él es la Paloma de Nicobar, su pariente más cercano, casi madre de la especie, pues hace 5 millones de años salió volando de las Indias e hizo escala en las islas Mauricio y Rodrigues, donde dejó a sus descendientes, el Dodo y el Solitario de Rodrigues, sin la capacidad de volar, condenados a la extinción.


¡Compártelo!

22 comentarios en “El Dodo: triste historia de una exterminación

  1. Pingback: Los números de 2010 « ¡ParDIez!

  2. no cabe duda que el unico error que ha cometido DIOS es HABER CREADO AL HOMBRE solo destruye y detruye estupidamente POBRE ANIMAL EL DODO NO MERECIA DESAPARECER NO HACIA DAÑO A NADIE

    • Lamentablemente el hombre ha creído durante mucho tiempo que puede hacer y deshacer cosas a su antojo, no ha sabido apreciar la diversidad que el mundo le ofrece y ha cometido errores que ahora son irreparables. Sería genial volver a ver un dodo vivo…

  3. La gente neerlandeses son unos perros incluido Wybrand, que ellos no tienen el derecho de matar a nadie. Porque si tuvieron las agallas de matar ese animal porque no mato a su madre o a su papá de Wybrand

    • Hola, Juan Carlos, en la entrada dice que eso es sólo un mito, a Wybrand no le entregaron ningún premio ni fue tampoco el que exterminó al último Dodo, pues hubo avistamientos posteriores.
      Aunque sí, el señor era muy hablador y dejó muchas cosas escritas en su diario de viajes.

  4. Los humanos son como los virus… se instalan en un ecosistema y se vuelven rapaces, sin pensar que para su propia subsistencia este es necesario. Concuerdo en que Dios se equivocó con nosotros.

  5. Historias tristes de animales fascinantes, que han dejado de existir por la transgresión de los derechos de vida y libertad del hombre hacia los seres vivos, hay muchas. Una de las más impactantes y lamentables es la del pájaro Dodo, creatura curiosa y única, que el hombre exterminó en menos de un siglo.

    Originario de la isla de Mauricio en el Océano Índico, se tienen noticias de esta ave desde 1574, cuando los conquistadores portugueses llegaron a la isla. Su peculiar aspecto todos lo conocemos, se trataba de un ave muy emparentada con las palomas, de aproximadamente un metro de altura, cuerpo gordo, pico largo con forma de garfio, patas gruesas, alas pequeñas, plumaje gris y, curiosamente, incapaz de volar. Es un producto evolutivo típico de las islas, ante la inexistencia de depredadores, el pájaro Dodo perdió la necesidad de volar y a cambio desarrolló patas robustas y fuertes, desde entonces su alimentación se basó en frutos que caían de los árboles y anidó en la tierra.

    Su aspecto gracioso y su caminar lerdo le valieron el nombre de Dodo, que no tiene una etimología precisa; se especula que los portugueses, que fueron los primeros en llegar a la isla de Mauricio, lo llamaron doudo que significa para ellos ‘estúpido’ (su primer nombre científico fue Didus Ineptus), otros dicen que proviene del neerlandés dodoor (‘holgazán’) o dodaers (‘culo gordo’). Una de las explicaciones más curiosas de su nombre es que éste se origina en la onomatopeya de su llamado, que sonaba doo-doo. Actualmente su nombre científico es Raphus cucullatus, igual es llamado Dronte de un modo más técnico.

    Los neerlandeses también lo llamaron walghvogel o ‘pavo nauseabundo’, haciendo alusión a su sabor, sin embargo, eso no lo salvó de ser presa fácil de los marineros de los barcos de comercio, quienes utilizaban su carne como alimento al mismo tiempo que destruían los bosques de su hábitat. El pobre pájaro, además, era manso, ingenuo e inocente, y, según cuentan, bastaba atrapar a uno para que los demás se acercaran al escuchar sus graznidos. Pronto los marineros dejaron de cazar al Dodo sólo para alimentarse; en el ocio y el aburrimiento, se entretenían también matándolos a palos por simple diversión.

    Junto con la destrucción de su hábitat, el Dodo sufrió con la introducción de mamíferos traidos por los exploradores como cerdos, perros, gatos, ratas y monos, que acabaron con gran parte de los huevos y polluelos del pájaro Dodo, su descendencia.

    Las crónicas y los dibujos de la época son lo único que queda del pájaro Dodo. Algunos dicen que el vice-almirante neerlandés Wybrand van Warwijck fue quien cazó el último ejemplar de esta especie e incluso que recibió un premio por eso, sin embargo es tan sólo un mito; el último ejemplar vivo fue visto oficialmente por última vez en 1662, aunque existe un avistamiento por parte de un esclavo en 1674 y se calcula que el Dodo se extinguió por completo alrededor de 1690.

    El Dodo es una de las pérdidas más lamentables en la historia de la humanidad. A pesar de su extinción, la figura del mítico Dodo sigue presente hasta nuestros días: el escudo de Mauricio posee un Dodo rampante. Más allá de eso, no dejan de existir en nuestras fantasías, como en Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll, donde un absurdo Dodo organiza una carrera en la que decide que todos ganaron; en las las novelas de ciencia ficción de Jasper Forde, donde son una mascota habitual; en historietas, como la neerlandesa (paradójicamente) Douwe Dabbert de Thom Roep; en la película La era del Hielo; la serie de televisión Primeval, producida por ITV1; o las caricaturas de la Warner Bros.

    Hoy en día (y hasta que la ciencia consiga clonar un pájaro Dodo), lo más parecido que tenemos a él es la Paloma de Nicobar, su pariente más cercano, casi madre de la especie, pues hace 5 millones de años salió volando de las Indias e hizo escala en las islas Mauricio y Rodrigues, donde dejó a sus descendientes, el Dodo y el Solitario de Rodrigues, sin la capacidad de volar, condenados a la extinción.

    ¡Compártelo!

    Me gusta:
    Me gusta
    Se el primero en decir que te gusta.
    Escrito en Animales extintos, Animales increíbles, ¿Es verdad? | Etiquetado Animales curiosos, Animales Extintos, Aves bonitas, Aves extintas, ¿Cómo era el pájaro Dodo?, ¿Dónde vivía el pájaro Dodo? ¿El pájaro Dodo era tonto?, ¿Existió el pájaro Dodo?, ¿Por qué se extinguió el pájaro Dodo? Isla de Mauricio, Exterminación, Historias Tristes, Pájaro Dodo, Sobre extinción | 11 comentarios
    11 comentarios
    en 20 junio, 2011 a 12:44 | ResponderLos números de 2010 « ¡ParDIez!
    4 0 Calificaciones
    […] « El Dodo: triste historia de una exterminación Ojos de chino […]

    en 31 agosto, 2011 a 22:23 | ResponderMEMO
    3 2 Calificaciones
    no cabe duda que el unico error que ha cometido DIOS es HABER CREADO AL HOMBRE solo destruye y detruye estupidamente POBRE ANIMAL EL DODO NO MERECIA DESAPARECER NO HACIA DAÑO A NADIE

    en 3 febrero, 2012 a 00:39 | Responderdnacervera
    3 1 Calificaciones
    Lamentablemente el hombre ha creído durante mucho tiempo que puede hacer y deshacer cosas a su antojo, no ha sabido apreciar la diversidad que el mundo le ofrece y ha cometido errores que ahora son irreparables. Sería genial volver a ver un dodo vivo…

    en 13 noviembre, 2011 a 19:30 | Responderluis david garcia pelayo
    3 1 Calificaciones
    por supuesto que mamadas hacen los hombres k por cierto ni ciquiera deverian de decir k son hombres

    en 13 noviembre, 2011 a 19:32 | Responderluis david garcia pelayo
    1 0 Calificaciones
    pobre de aquel k sea el desafortunado de ser hombre

    en 12 marzo, 2012 a 23:30 | ResponderMaia
    1 0 Calificaciones
    Esta Mal que el hombre lo haga desapareser eso opino yo dejen respuestas o Mg

    en 19 marzo, 2012 a 15:42 | ResponderEDUARDO RUVALCABA BRIANO
    0 0 Calificaciones
    La gente neerlandeses son unos perros incluido Wybrand, que ellos no tienen el derecho de matar a nadie. Porque si tuvieron las agallas de matar ese animal porque no mato a su madre o a su papá de Wybrand

    en 29 marzo, 2012 a 10:44 | ResponderJuan Carlos
    0 0 Calificaciones
    Quienes fueron los estupidos que le otorgaron un premio a Wybrand por haber matado a ultimo Dodo?

    en 29 marzo, 2012 a 10:55 | Responderdnacervera
    1 0 Calificaciones
    Hola, Juan Carlos, en la entrada dice que eso es sólo un mito, a Wybrand no le entregaron ningún premio ni fue tampoco el que exterminó al último Dodo, pues hubo avistamientos posteriores.
    Aunque sí, el señor era muy hablador y dejó muchas cosas escritas en su diario de viajes.

    en 14 septiembre, 2012 a 09:06 | Responderwill824
    0 0 Calificaciones
    Los humanos son como los virus… se instalan en un ecosistema y se vuelven rapaces, sin pensar que para su propia subsistencia este es necesario. Concuerdo en que Dios se equivocó con nosotros.

    en 27 octubre, 2012 a 18:24 | Responderkarina
    0 0 Calificaciones
    jajajajajajajajajajaja

  6. que pena con las generaciones nuevas y que coraje no haber podido disfrutar de esta heosa ave… ojalá aprendamos……

  7. pobres dodos ellos no hacían ningún daño y los humanos tontamente los mataron hasta su extinción.

  8. No es justo, porque matan a los dodos no hacen daño y es una pena todos los animales extinguidos.¡EN ESTE MUNDO HAY SITIO PARA TODOS!

  9. Pingback: La extincion del dodo | laextinciondeldodo

  10. hay que ser bien estúpido para matar un animal que no se defendía y si el mito fuese verdad también hay que ser bien estúpido para darle un premio al que mató a esa ultima ave .. Bueno si el hombre hace maldades en destruir a los seres vivos y la tierra también va a lamentarse y pagar las consecuencias que el mismo hace

  11. en esta pagina todos parecen muy interesados en la ecologia, .. y yo les pregunto, alguno de ustedes tienen descendencia, o , dicho de otro modo, tienen hijos? … porque supongo que ya saben que la unica forma eficaz y verdadera de ser ecologicos es evitando traer más humanos a este planeta sobrepoblado

  12. de la misma manera este planeta necesita una purga urgente, se necesitan exterminar por lo menos unos 5.000.000.000 de humanos y me incluyo, pero como no podemos esto queda en manos de la madre naturaleza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s