La mosca: una existencia efímera


“Hay tres temas importantes en la vida: el amor, la muerte y la mosca. Que otros hablen del amor y la muerte. Yo me ocuparé de la mosca.”

Augusto Monterroso, Movimiento Perpetuo

Mosca común
Mosca común

Tal vez alguno de ustedes haya escuchado aquello de que las moscas sólo viven un día, quizás con eso quedó perturbado y no ha podido dormir desde entonces, por lo tanto, procederemos a aclarar el misterio.

Nuestro prototipo de mosca es la mosca común, a la que de cariño llamamos simplemente “mosca”; sin embargo, ese es tan sólo el nombre vulgar dado a numerosas especies de insectos, principalmente dípteros. La RAE la define así:

mosca. (Del lat. musca). 1. f. Insecto díptero, muy común y molesto, de unos seis milímetros de largo, de cuerpo negro, cabeza elíptica, más ancha que larga, ojos salientes, alas transparentes cruzadas de nervios, patas largas con uñas y ventosas, y boca en forma de trompa, con la cual chupa las sustancias de que se alimenta.

Cuando, increíblemente, sepan ustedes, la mosca común tiene el abdomen (esto es, casi todo su cuerpo) de color amarillo.

Sin embargo, la pobre mosca de la que vamos a hablar no es una mosca propiamente dicho; se trata de un insecto que reciben vulgarmente (es decir, por parte del vulgo, nosotros) el nombre mosca sin serlo. La mosca de mayo, efímera o ephemeróptera pertenece a la familia de los efemerópteros (que a su vez se subdivide en muchas especies, más de 3,000).

Ephemeróptera

Como todas las moscas, tiene un ciclo de vida de cuatro fases: el huevo, la larva o cresa, pupa y el adulto (aunque hay algunas que nacen directamente de su madre siendo larvas). El periodo de pupa de las moscas, que también son conocidas como ninfas o náyades durante ese tiempo, es el más largo en la vida del animalito, entre seis meses y un años, que en algunas especies pueden ser dos; al salir de ese periodo y convertirse en moscas adultas con alitas, es cuando comienza a correr el cronómetro en cuenta regresiva.

La mosca común puede llegar a vivir hasta medio mes en estado adulto, mientras que la mayoría de las especies de ephemerópteras no alcanzan ni un día (las que corren con suerte llegan a la semana), nacen al atardecer y por la mañana han muerto; tiempo que la naturaleza considera necesario para que vuelvan al estanque, se enamoren, se apareen y pongan huevos; lo bueno es que entre ellas no existe el engorroso matrimonio que son trámites y trámites, porque entonces no llegarían ni a la noche de bodas.

Todas las moscas, por así decir, tienen los aleteos contados, y su tiempo de vida depende de las condiciones climáticas. Así las moscas de zonas cálidas viven menos tiempo pues las condiciones son propensas para que se desarrollen rápidamente y por tanto lleguen al final de su ciclo antes que las que viven en zonas frías y bajo condiciones climáticas inclementes. Paradójicamente, las moscas con peor calidad de vida poseen mayor longevidad.

Finalmente, ahora que sabemos que existen creaturas del señor que sólo tienen un día para vivir… ¡sería bueno aprovechar la vida como moscas! Y para agradecer a la mosca por esta valiosa lección: un compilado de textos sobre las moscas.


¡Compártelo!

2 comentarios en “La mosca: una existencia efímera

  1. ¡Hola!
    Intenté acceder al link sobre el compilado de textos sobre las moscas y no está disponible.

    ¿Lo podría volver a habilitar?

    Gracias de antemano. Me encantó el texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s